Otros Proyectos:   Cortomentraje 079bis en postproducción

Declaración de Artista

Me alejo del realismo buscando la abstracción no objetual, siguiendo a los Suprematistas, a Rothko, a Agnes Martin, a Carmen Herrera y a muchos otros, mis cuadros se alejan de la mímesis, no pretenden ser una copia de la realidad o siquiera una interpretación, sino una realidad en sí mismos, un regreso a lo espiritual en el arte, alejado de la política o de la religión, un acercamiento al centro de la existencia del arte.  El arte como un compañero en la búsqueda de sentido, atrapar, no la existencia material, sino la imposibilidad abstracta de la inocencia, la belleza, la fragilidad, la libertad, el gozo y la conciencia sin etiqueta.

 

Estoy en la búsqueda de la simplificación.   En tiempos convulsos y enajenantes, donde la información visual es constante, al grado de ser invisible,  mis cuadros quieren ser una callada presencia. Un lugar de paz.

 

La experiencia , la sensibilidad, el dolor, la magia, el pensamiento, necesitan expresión.  Esa expresión puede tomar muchos matices y es necesario para mi, tener una pluralidad de herramientas para poder darle forma a los impulsos de mi espíritu.

Breve Biografía

Serioshka Hellmund nace en la ciudad de México en 1968, donde reside actualmente.  Comienza formalmente sus estudios en Artes Visuales en Florencia, Italia y se incorpora más tarde a la Escuela Nacional de Artes Plásticas, en México.

De los 21 a los 24 años de edad recorre los 5 continentes, intercalando los viajes con cursos en Italia.

 

A partir de entonces comienza a diversificarse en diferentes disciplinas de las Artes Visuales, dando siempre un mayor énfasis a la pintura.  Asiste a cursos en el CNA, en la Universidad de Ciudad del Cabo; en Lesheba, Sudáfrica y en Barcelona, España. Durante 12 años ha tomando cursos especializados en Florencia, Italia a cargo de Rose Shakinovsky y Claire Gavronsky.

 

Ha participado en múltiples exposiciones colectivas en México y el extranjero dentro de las que destacan la Bienal de Florencia de 2003 y la Bienal de San Petersburgo de 2004, siendo distinguida, en esta última, con una mención honorífica. Así mismo, cuenta con numerosas exposiciones individuales.